PREVENCIÓN DE RIESGOS LABORALES: OBLIGACIONES EMPRESARIALES

Muchos empresarios(as) desconocen qué es la prevención de los riesgos laborales, cómo les afecta, cuáles son sus obligaciones en materia preventiva y cómo pueden y deben implantarla en sus negocios.

Cuando hablamos de prevención de riesgos laborales nos referimos a una serie de actividades y medidas que cualquier empresario (a) debe adoptar para evitar o reducir los riesgos derivados del trabajo.

¿Quién? y ¿cuándo está obligado a implantar las medidas en materia de PRL?

-Los autónomos y empresas que no tengan trabajadores su cargo no están obligados a implantar las medidas en materia de prevención riesgos, sin embargo, sí lo estarán si se encuentran en el en el siguiente caso. Cuando realicen actividades conjuntas con otros autónomos u empresas en un centro de trabajo determinado, estarán sujetos a la normativa que regula la coordinación de actividades empresariales (CAE).

La CAE puede definirse como la cooperación conjunta de varios autónomos y empresas en la aplicación de la normativa en materia de prevención de riesgo. Por ejemplo, cuando una empresa titular contrata una empresa de instalaciones y una empresa de excavaciones y concurren las actividades de ambas empresas en un mismo centro de trabajo, están obligados a ejecutar la CAE.

-Cuando la empresa o autónomo (a) tiene trabajadores a su cargo, es obligatorio tener implantada las medidas preventivas acordes a su actividad empresarial.

¿Cuáles son las obligaciones y medidas en materia de PRL?

Las empresas están obligadas a implantar las siguientes medidas:

  • La elaboración de la evaluación de riesgos
  • La planificación de la actividad preventiva
  • La Formación e información a los trabajadores sobre los riesgos derivados del trabajo, y las medidas preventivas.
  • La vigilancia de la salud mediante los reconocimientos médicos (inicial y periódicos).

¿Cómo pueden implantar la PRL?

De dos formas.

Mediante la gestión interna del propio empresario, si cuenta con la formación específica o con trabajadores designados.

Con la contratación un servicio de prevención (SPA). Esta segunda opción suele ser la más habitual.

Los SPA son entidades privadas especializadas en PRL que mediante sus servicios gestiona o asesora a otras empresas para la implantación de las medidas preventivas.

Es importante tener clara la diferencia entre el servicio de prevención ajeno y LA MUTUA. Las mutuas de accidente de trabajo y enfermedad profesional son entidades colaboradoras de la seguridad social, tuteladas por el ministerio de trabajo y asuntos sociales. Tradicionalmente, Las mutuas ofrecían el servicio de prevención ajeno, pero fueron obligados a desvincularse, por tanto, el hecho de tener una mutua, no significa que tengas cubierta la prevención de riesgos laborales.

Las cuantías de las sanciones por las infracción en materia de prevención de riesgos laborales será de un importe u otro en base a las siguientes causas.

  • Que tengas implantada la PRL pero no correctamente
  • Que no la tengas implanta.
  • Que teniéndola implantada  se haya producido algún accidente laboral en tu empresa.
  • Que en tu empresa se haya producido un accidente laboral y no tuvieses implantada la PRL.
  • Según la gradualidad del accidente laboral y las negligencias por parte de la empresa y/o el/la trabajador/a

A) Las leves:

Grado mínimo: De 40 a 405 euros.

Grado medio: De 406 a 815 euros.

Grado máximo: De 816 a 2.045 euros.

B) Las graves:

Grado mínimo: De 2.046 a 8.195 euros.

Grado medio: De 8.196 a 20.490 euros.

Grado máximo: De 20.491 a 40.985 euros.

C) Las muy graves:

Grado mínimo: De 40.986 a 163.955 euros.

Grado medio: De 163.956 a 409.890 euros.

Grado máximo: De 409.891 a 819.780 euros.

Desde PDJ Asesoramos y orientamos a nuestros clientes en el cumplimiento adecuado de las obligaciones preventivas. Para más información aquí

Fuente: 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *